Muerto el perro se acaba la rabia

septiembre 7, 2010 by · Leave a Comment
Filed under: Política 

La presidenta de la Comunidad de Madrid se cepilla el Observatorio Regional contra la Violencia de Genero para no tener que cesar a Jesús Neira, del que estaban hasta el moño desde el mismo momento en que tomaron la decisión de plantarlo en el cargo. La gota que colmó el vaso fue que a Neira le pillaran conduciendo triplicando la tasa de alcoholemia, que este se excusara diciendo que dió positivo porque tomaba fármacos (pausa para la risa), y pidiera éste a Esperanza su propio cese ya que consideraba su conducta como in-ta-cha-ble y absolutamente ética y que se negara a dimitir. Después de pedírselo con indirectas y ver que no cedía se cepillan uno de esos observatorios que solo sirven para cobrar dietas cada vez que se reunen y listo. De un plumazo nos quitamos de encima al invitado molesto. Ahora que nombren al padre de Mari Luz consejero y que siga el circo.

Share