Otro que se apea del tren

noviembre 19, 2007 by · Leave a Comment
Filed under: Internacional 

Esta vez ha sido Durao Barroso quien ha dicho que su paso por la Azores en compañía de los tres mosqueteros fue fruto del engaño al que le sometieron, que vió delante de sus ojos papeles que demostraban que allí había armas de destrucción másiva, y que sobre todo le convenció la insistencia de España y de su amigo Aznar. ¿Con amigos así para que buscar armas de destrucción masiva en Irak?

Share