El árbol de la vida

octubre 3, 2011 by · 3 Comments
Filed under: Cine, Crítica, Sin categoría 

Sí pero no. Hermosa, compleja, poética pero aburrida y grandilocuente. Ese es el resumen de la Película de Mallick. Una consecución de imágenes y sentimientos unidos por demasiados metros de cinta que indigna a muchos, deja indiferentes a otros tantos y encandila tan solo a unos pocos, quizás porque se pierde entre el mensaje y la forma de transmitirlo y se ha olvidado del pegamento para unir todos los ingredientes. Quizás no haga falta ese pegamento diréis, la poesía no entiende de reglas, pero en el fondo las tiene, la música sin métrica se convierte en una sucesión de acordes sin sentido. Siempre habrá alguien que sabrá apreciar este género nuevo, pero yo no tengo oído para esto. Tengo la sensación de que Mallick tenía muy claro lo que nos quería contar esta vez y aunque se entiende, sinceramente no llega, no conmueve, no acongoja, no transmiten ni él, ni los actores que ha elegido para tan complicada tarea. Brad Pitt se pierde, es imposible que se meta en el papel porque ni él mismo sabe lo que tiene que interpretar. A Sean Penn ni siquiera le han dejado, se ha quejado amargamente del sesgo del montaje que ha sufrido y de a lo que ha quedado reducida su interpretación. Tan solo la madre y el niño merecen mención, su papel en el guión ni siquiera. Es de esas películas a las que a uno le da miedo decir que no le han gustado pero los genios a veces también se equivocan y cubren sus lienzos con nuevas pinturas. Quizás Mallick habría hecho mejor dejando de lado a Kubrick y acercándose más a Eastwood y a su forma de contar las cosas, no se habría llevado la palma de oro pero se habría acercado más a la gente. Eso seguro.

Share

El curioso caso de Benjamin Button

febrero 23, 2009 by · Leave a Comment
Filed under: Cine, Crítica 

     No es la película definitiva de Brad Pitt, no, como ayer se demostró en la gala de los Oscar. Las ha hecho bastantes mejores y las hará mejores también. Ni siquiera es el que mejor lo hace en su propia película, Cate Blanchet le saca metraje de ventaja sin estar tan lejos. Diría que a su personaje con tanto maquillaje le faltan expresiones, emociones que no termina de mostrar como en otras ocasiones si que lo ha hecho, como si se dedicara a ver pasar la cinta desde un angulo exterior. En cuanto a la película, la película es hermosa. Fuera del excelente trabajo de puesta en escena y efectos especiales en el que no merece la pena extenderse, es increiblemente sorprendete. La película es un canto a la vida difrazado de cuento, larga porque lo tiene que ser. La vida es lo que es y demos gracias por poder vivirla y recordarla mientras podamos. No hay moraleja, es una sobredosis de realidad con el mejor escenario de los posibles para observarla. Hay que sentarse, verla y después hablar de ella, porque no nos paramos a pensar en estas cosas y cuando lo hacemos ya nadie nos quiere escuchar. Desde luego que os recomiendo que vayáis a verla, no para ver a Brad sino para que quizás os haga pensar un poco en el momento en el que os encontráis y quizás os ayude a comprender un poco más el sentido de vuestras vidas. 

Share