¿Amy Winehouse un mito?

julio 26, 2011 by · Leave a Comment
Filed under: Música, Sin categoría 

Vamos no fastidieis. Alguien que tiene tanta prisa por acabar con si vida lo que merece es desprecio, no idolatría. ¿Que sacó dos discos y pese a sus adicciones y sus conciertos de pena se la consideraba la reina del soul?. Enhorabuena a su discografica porque el juguete defectuoso les ha salido y les seguirá saliendo rentable durante un tiempo. De hecho le sacarán más provecho con su muerte que habiéndo estirado su agónica vida, casi lo mismito que a Michael Jackson salvando las distancias fijaté. Lo que realmente me da pena es verlos con 18 años, llenos de ilusiones y con ganas de hacer algo en este mundo y 9 años después con todo ya conseguido verlos sin ganas de seguir viviendo. Hay muchas cosas por hacer, muy pocas personas capaces de hacerlo y de las pocas que hay, unas cuantas se empeñan en desperdiciar su oportunidad. Para eso mejor que no hubieran llegado y que hubieran dejado el hueco para otros con muchas más ganas de hacer algo por los demás. Y no le echeis la culpa a las drogas, ni al mundillo en el que se mueven. Lo siento pero la decisión de encender el primer pitillo, fumarse el primer porro, pillarse la primera melopea, empolvarse la nariz o hincarse la muerte por las venas es de uno mismo, después el resto viene solo, es más valiente decir que no a tiempo que suicidarse a base de excesos.  Si te aburres te compras un mono y dos leopardos pero esto es la vida y hay que saber afrontarla como te viene, para bien o para mal. Idolatro a la gente que es capaz de llegar a los setenta currando, con un sueldo de miseria y con una sonrisa de oreja a oreja, habiéndo pasado mal y peor vida que la que ha llevado esta chica mil veces. ¿Ídolos de barro? para los que los quieran adorar, yo desde luego no lo hago.

 

 

Share

Otra razón más para dejar de seguirla

junio 30, 2008 by · Leave a Comment
Filed under: Música 

    Ahora también se dedica a darle puñetazos a los Fans en plena actuación en glastonbury:

Lo dicho, nos va la miseria.

Share

Nos va la miseria

junio 17, 2008 by · Leave a Comment
Filed under: Música 

    El ser humano tiene de por si un punto Gore que le invita a regodearse con las miserias de los demás, especialmente de la de aquellos que en algún momento de su vida han pasado por la cumbre. Si no no se entiende el por qué de tantas y tantas noticias diarias sobre Amy Winehouse como en día nos desayunábamos a diario con las de Britney Spears salvando las distancias. Winehouse es una cantante de Soul y Jazz, bastante buena y con bastantes premios ya a sus espaldas, pero con cierto problemilla con las drogas, el alcohol, la anorexia y vete a saber cuantas cosas más, tantas que su carrera corre un elevado riesgo de irse por la taza del Water en una de esas. Sus perlas van desde presentarse completamente borracha en más de un concierto, desmayos, peleas e intentos de soborno posterior al demandante del marido, vídeos en los que se la ve esnifando cocaina en pleno concierto, acusaciones de racismo, zurrar a los fans en pleno concierto y así podría seguir hasta completar pagina y media de post. Pero, aún así, demostrando ella sola al mundo entero que no es más que un despojo de la sociedad que la ha creado, la gente sigue yendo a sus conciertos y comprando su música, ¿por que?, porque nos gusta, puede ser, porque más de uno se siente identificado, también, y lo que es peor, porque más de uno siente envidia, seguro. A lo más que puedo llegar yo es a escucharla en algún momento por casualidad sin pensar quien es ni lo que representa, no me van las causas perdidas, el resto no deja de ser prensa rosa para adolescentes con problemas.
    Nos gustan los mitos, pero aborrecemos o nos aburren aquellos que se casan, tienen una familia y no tienen líos conocidos, eso no los identifica con nuestras vidas, si tienen problemas y sus problemas son peores que los nuestros nos hace en el fondo ver que son iguales que nosotros y por eso nos va el rollo, porque en el fondo ellos más que nadie representan el sueño americano, ese que dice que un día puedes estar abajo y al día siguiente en lo más alto, no hace falta nacer arriba. Sin embargo los sueños siguen siendo sueños aunque estés despierto y al final la realidad, tarde o temprano te enfrenta a tu propia imagen y seguramente no te guste lo que estás viendo.

Share