Esto es lo que pasa cuando tratas de introducir vehemencia en un discurso sin sentido

febrero 13, 2013 por
Categoría: Nacional 

Que al final ya no sabes ni lo que estás defendiendo ni como lo estás haciendo. Y es que debatir sobre los derechos de los animales cuando te gusta ir a los toros es complicadete. Lo mejor hubiera sido pasar la papeleta a otro y quemarlo de por vida que salir a decir tanta chorrada junta. Lo más patetico es querer comparar el sufrimiento de un animal en una plaza de toros por deporte con la muerte o cría de un animal para consumo humano. Si, le pese a quien le pese, somos también carnívoros y o los cazamos a la antigua usanza como la naturaleza nos enseñó o seguimos haciéndolo como hasta ahora, procurándoles el menor sufrimiento posible en la mayoría de los casos. Pero de ahí a comparar eso con meter a un anímal en una plaza, llenarlo de estocadas viendo como se desangra mientras el público vitorea el tema y cobrar entradas por ello, pues hombre, hay un trecho. Si se quiere defender, que se defienda desde la opinión partícular o desde el mal gusto de cada uno o incluso, desde el punto de vista de la gente que vive de ello pero decir gilipolleces por deporte, pues no, eso no va a evitar que siga siendo una salvajada, o que se te considere que formas parte del partido veleta por excelencia, que tan pronto defiende el blanco como que de repente está matando por el negro. Hacerlo encima el día que se debate y rechaza la dación en pago en el congreso, para colmo, no tiene precio.

    Share

    Comments

    One Comment on Esto es lo que pasa cuando tratas de introducir vehemencia en un discurso sin sentido

    1. Claudia U. Salinas on Vie, 15th Feb 2013 10:47
    2. ¿Qué le parecen los argumentos empleados una y otra vez por los defensores de las corridas, tales como: que el toro nació para eso, que genera empleo, que es una tradición, que no sufre, que es una lucha de igual a igual, que vive muy bien hasta que es toreado, etc.?. Los argumentos que esgrimen los taurinos para defender las corridas de toros, más que argumentos son disculpas. Primero también hay que saber una cosa, hay varios correos electrónicos que circulan en la Red que dicen que a los toros antes de las corridas les untan algunas sustancias en los ojos, les pegan en los riñones, les introducen cosas por el recto y por lo menos en lo que yo tuve oportunidad de ver nunca me tocó contemplar algo semejante. Al toro le afeitan la punta del cuerno, es algo ilegal pero lo hacen en casi todas las plazas, pero yo diría que ahí no hay tortura porque al toro eso no le llega como dolor. Creo que la tortura del animal en si, aunque también existe con el transporte, empieza cuando al toro le clavan la marca de la ganadería y luego viene la pica, las banderillas, la estocada, y en el rejoneo los rejones de castigo.

    Tell me what you're thinking...
    and oh, if you want a pic to show with your comment, go get a gravatar!

    You must be logged in to post a comment.