Las cosas pasan por lo que pasan

noviembre 6, 2012 por
Categoría: Nacional 

Solo cuando suceden las tragedias es cuando nos llevamos las manos a la cabeza. Resulta que el Madrid Arena funcionaba sin licencia municipal. Resulta que el Ayuntamiento dice que al ser un edificio público no la necesita pero resulta que lo alquilaba a los amiguetes (seguro que voy yo a alquilarlo para una macrofiesta y me ponen todo tipo de pegas) para cualquier tipo de evento. Un uso privado de un espacio público sin necesidad de licencia para funcionar, sale más cómodo que montarse el recinto de tu propio bolsillo ¿no?. Resulta que para abrir una panadería, necesitas salida de incendios, alfombra antideslizamiento para días de lluvia, extractores para no salir de allí atufando a croissant, estanterías con un grado de inclinación no superior a 30 para evitar la caída de las magdalenas sobre los clientes, mostrador a una altura exacta, más menos 2 cm de la estatura media de los españoles para dar comodidad al personal y no se que cuantas cosas más te puede pedir, pero para meter 20.000 personas en un recinto de 10.000, en un recinto que no cumple las normas mínimas de evacuación, para un evento de música electrónica (de lo más tranquilito que hay hoy en día), sin drogas ni alcohol (ja), para eso no te piden licencia, fíjate que cosas. El resultado, cuatro muertos por asfixia y cero responsables.
No, el culpable no es el que lanzó la bengala, el responsable es el que metió a 20.000 chavales en un recinto para 10.000, el que permitió que hubiera menores en esa fiesta, el que no planteó correctamente las medidas de evacuación, el que contrató a personal de seguridad insuficiente y de escasa preparación para esto, el que permitió la entrada de bengalas al recinto y por supuesto y por encima de todos estos el dueño del establecimiento, el Ayuntamiento, y como responsable último, el propio Ayuntamiento no solo por dueño sino por haberlo permitido, por no poner a la policía cerca en un evento de estas características, y por no exigir al organizador las licencias, permisos y medidas de seguridad adecuadas.
Podemos creer que todo esto ha sido la obra de Dios como ha dicho el padre de una de las niñas, pero lamentablemente, una panda de sinverguenzas en cadena lo podían haber evitado y no lo han hecho, jugaron con fuego y se han quemado.

    Share

    Comments

    Tell me what you're thinking...
    and oh, if you want a pic to show with your comment, go get a gravatar!

    You must be logged in to post a comment.