El árbol de la vida

octubre 3, 2011 por
Categoría: Cine, Crítica, Sin categoría 

Sí pero no. Hermosa, compleja, poética pero aburrida y grandilocuente. Ese es el resumen de la Película de Mallick. Una consecución de imágenes y sentimientos unidos por demasiados metros de cinta que indigna a muchos, deja indiferentes a otros tantos y encandila tan solo a unos pocos, quizás porque se pierde entre el mensaje y la forma de transmitirlo y se ha olvidado del pegamento para unir todos los ingredientes. Quizás no haga falta ese pegamento diréis, la poesía no entiende de reglas, pero en el fondo las tiene, la música sin métrica se convierte en una sucesión de acordes sin sentido. Siempre habrá alguien que sabrá apreciar este género nuevo, pero yo no tengo oído para esto. Tengo la sensación de que Mallick tenía muy claro lo que nos quería contar esta vez y aunque se entiende, sinceramente no llega, no conmueve, no acongoja, no transmiten ni él, ni los actores que ha elegido para tan complicada tarea. Brad Pitt se pierde, es imposible que se meta en el papel porque ni él mismo sabe lo que tiene que interpretar. A Sean Penn ni siquiera le han dejado, se ha quejado amargamente del sesgo del montaje que ha sufrido y de a lo que ha quedado reducida su interpretación. Tan solo la madre y el niño merecen mención, su papel en el guión ni siquiera. Es de esas películas a las que a uno le da miedo decir que no le han gustado pero los genios a veces también se equivocan y cubren sus lienzos con nuevas pinturas. Quizás Mallick habría hecho mejor dejando de lado a Kubrick y acercándose más a Eastwood y a su forma de contar las cosas, no se habría llevado la palma de oro pero se habría acercado más a la gente. Eso seguro.

    Share

    Comments

    3 Comments on El árbol de la vida

    1. Iván on Lun, 3rd Oct 2011 13:31
    2. En música precisamente ocurre que cuando surge una composición con un lenguaje diferente al que solía usarse hasta el momento el público reacciona con indignación o indiferencia. Los oídos se acostumbran con el tiempo y las composiciones “rompedoras” terminan apreciándose. Esto ha sucedido una y otra vez: impresionistas, dodecafónicos, microtonales…

      Sin embargo, parece existir un límite para la apreciación musical: el lenguaje no se puede hacer indefinidamente complejo sin sufrir una desconexión radical con el público, que no tiene referencias y por tanto no puede llegar a apreciar la composición “nueva”. La prueba está en que, más o menos, todos apreciamos determinados tipos de música, pero no otras, que quedan como reductos muy minoritarios de apreciación intelectual. La música “occidental” comúnmente llamada clásica tiene muchos más fans de lo que parece —la mayor parte de las bandas sonoras de cine están compuestas según sus criterios. Sin embargo, hay muy pocos compositores seriales realmente conocidos… Porque lo que produjeron (y aún producen) es difícilmente comprensible.

      “El árbol de la vida” es un caso extraño. No hay lenguaje nuevo en ella —o, al menos, no que yo perciba, en mi limitada cinefilia. Hay un ritmo inhumano, más geológico que otra cosa. Creo que necesitamos más tiempo para decidir, y que la decisión será muy personal hasta que se fije un consenso colectivo. Para mí es estupenda, aunque no perfecta. Y la historia cabe en un párrafo sin resumir demasiado, así que el guión debe ser algo digno de verse…

    3. jlbriones on Lun, 3rd Oct 2011 13:33
    4. Si es que el problema es que es treméndamente aburrida. Un toque de guión y la habría bordado. ¿Por que hacer aburrido algo que puede ser tan interesante?

    5. Mark de Zabaleta D on Mar, 4th Oct 2011 13:18
    6. Haces un excelente resumen de esta película, mezclando fina ironía con crítica constructiva !

      Saludos
      Mark de Zabaleta

    Tell me what you're thinking...
    and oh, if you want a pic to show with your comment, go get a gravatar!

    You must be logged in to post a comment.