Pues va a ser que no

diciembre 3, 2007 por
Categoría: Venezuela 

Con el 50,70% de los votos el pueblo de Venezuela prefiere que Chávez, cuando termine esta legislatura, se vaya para casa. Es un no a la reforma constitucional, un no a Chávez, y que gracias a sus últimas ocurrencias en el plano internacional nos ha tenido a todos atentos para escucharlo. No hay que perder de vista tampoco la tremenda abstención del proceso, más del 44% del electorado no ha acudido a votar, que de haber salido un si en las mismas circunstancias lo habría hecho con un respaldo del 25% del censo, muy escaso para una reforma de tan magno calado. Además le han rechazado de plano los dos bloques de la reforma que Chavez proponía, recordemos que el bloque A incluía la reelección continua con periodo presidencial de 7 años; el establecimiento de la propiedad «social» como forma de propiedad fundamental de la economía socialista; la expropiación de los bienes -previa indemnización- pero a la par del proceso judicial; el aumento de las atribuciones del Presidente (entre ellas, promover y ascender a todos los oficiales de la FAN, administrar la hacienda pública y las reservas internacionales), la pérdida de la autonomía del Banco Central de Venezuela; la reducción de la edad para votar a 16 años y disminución de la jornada laboral a seis horas diarias; cambios en los esquemas de la Fuerza Armada Nacional (integración de la milicia nacional bolivariana como componente formal de la FAN; creación del concepto de guerra popular de resistencia e integración a la cooperación en tareas de mantenimiento de la seguridad ciudadana) entre muchos otros aspectos, mientras que en el Bloque B


sobresalía el aumento a 30% de la cantidad de firmas que se deben recoger para convocar la revocatoria de mandatos populares; el establecimiento del voto paritario entre estudiantes y profesores para la elección de autoridades académicas de las universidades; la posibilidad de que los diputados de la AN pudiesen ejercer cargos públicos y retomar posteriormente su condición como parlamentarios; la concesión de potestad al Presidente para que decrete estados de excepción ante circunstancias sociales, políticas, económicas o naturales que afecten la seguridad de la nación y el decreto de igualdad ante la ley de todas las personas sin discriminaciones de ningún tipo, que garantice condiciones jurídicas y administrativas a favor de grupos «vulnerables o marginados». En definitiva, Chávez se ha quedado sin caramelo y tiene que mover ficha rápido para compensar el fuerte revés que se acaba de llevar.

    Share

    Comments

    Tell me what you're thinking...
    and oh, if you want a pic to show with your comment, go get a gravatar!

    You must be logged in to post a comment.